¿Por qué cerrar tu terraza?

Ventajas del cerramiento de terraza

Inicialmente cerrar tu balcón, porche o terraza puede parecer una obra muy costosa o compleja, pero si se cuenta con el equipo profesional adecuado y una empresa de confianza esto no es así. A continuación se exponen diversos factores que hacen del cerramiento de tus espacios exteriores una gran ventaja con respecto a tu calidad de vida.

  • En primer lugar, el espacio, ya que cerrar la terraza aporta a nuestros domicilios una nueva estancia. De esta forma, se mejora el aprovechamiento de la superficie de nuestra vivienda, adaptando ésta a nuestras necesidades. Se puede cerrar una terraza o balcón poco utilizado para incorporar el espacio a una sala de estar o comedor. Si disponemos de una terraza o azotea de gran tamaño, podemos plantearnos construir un cerramiento de bajo peso, de PVC, para ganar una habitación extra, un despacho, un invernadero… En definitiva puede hacer de su terraza o patio otra sala de estar o una habitación adicional y convertirlo de nuevo en terraza en unos minutos.
  • En segundo lugar, la mejora de la calidad acústica a través de la disminución del ruido. Para reducir el ruido, un cerramiento acústico es una muy buena idea. Lo mejor es instalar un cerramiento que posea un buen perfil que no transmita las ondas acústicas, como los de PVC, y un vidrio de gran grosor y con cámara de aire. El alboroto del tráfico y otros ruidos molestos del ambiente disminuirán tanto en la terraza como en el interior de la casa.
  • La tercera ventaja es la climatización y el consecuente ahorro energético. Colocar un cerramiento en una terraza ayudará a climatizar la vivienda en invierno ya que el cerramiento actuará como barrera térmica, sobre todo si es de un buen material aislante, como el PVC, y posee un buen acristalamiento. Durante el invierno el sol calentará la estancia y durante los días de verano los cristales se podrán abrir para que el aire pase. De esta manera se puede disfrutar de la terraza durante todos los días del año.
  • La privacidad es el cuarto factor beneficioso que un cerramiento acristalado puede aportarnos debido a que estos no tienen por qué ser totalmente transparentes, siempre se pueden instalar cristales ahumados o incluso espejados. De esta forma, preservamos la iluminación ganando en privacidad.
  • En quinto lugar, el incremento de la seguridad ya que una terraza cerrada disminuye notablemente el riesgo de robos.
  • Y por último, la limpieza. Los cristales dejan el viento, las lluvias, el polvo y la suciedad fuera de la terraza. Si elige un sistema en el que los cristales se abran hacia el interior le facilitará su limpieza.